La Unión de Consumidores ve un «desatino» que se obligue al personal administrativo a cribar pacientes

Actualidad

La Unión de Consumidores de Cantabria ha considerado un «desatino» e «inaceptable» que los nuevos protocolos del Servicio Cántabro de Salud (SCS) planteen que el personal administrativo de los centros de salud se vea obligados a «decidir qué usuarios pasan a consulta con médico y cuáles no», unas competencias que, a juicio, «evidentemente no le corresponden».

En un comunicado, ha subrayado que el personal administrativo «no tiene cualificación técnica para decidir sobre temas estrictamente sanitarios».

Para la Unión de Consumidores, este «desatino» del SCS pondrá al personal administrativo «en una situación incomodísima, para la que
no ha sido contratado, y al usuario en una situación de desatención de hecho, pues ante un problema de salud, solo un profesional sanitario está cualificado para decidir qué atención debe recibir un paciente y valorar estados de salud, síntomas, atenciones precisas, máxime en
situaciones de urgencia».

Así, ha advertido de que si se mantienen la medida se producirá «un evidente menoscabo» en la calidad asistencial al usuario, ya «mermada», según ha dicho, desde el inicio de la pandemia.

La Unión de Consumidores considera que «es preciso volver a la asistencia directa al usuario en todos los ámbitos de actuación de la Administración Pública, pero más aún en la sanidad, donde es imprescindible ser atendido por el facultativo que corresponda».

Además, ha solicitado al Gobierno regional que dote a las urgencias
de atención primaria de medios para atender a los usuarios para que éstos puedan cumplir las ya antiguas recomendaciones de dirigirse a su centro de salud, en casos de urgencia, en lugar de seguir atestando las de los Hospitales, concretamente las de Valdecilla.

Asimismo ha pedido que se dote de los medios necesarios para evitar sobrecargas de trabajo en el personal facultativo y sanitario «para que puedan cumplir su función de sanar».

Deja una respuesta