AVI acusa al Ayuntamiento de Santillana de incumplir su propia normativa al realizar obras durante la Semana Santa

noticias

El portavoz de la agrupación, Agustín García, critica que durante estos días de máxima afluencia turística el edificio consistorial, ubicado en el casco histórico, ha permanecido rodeado de andamios

La agrupación política AVI (Alternativa Vecinal Independiente) en Santillana del Mar acusa al Ayuntamiento de “incumplir su propia normativa sobre la instalación de andamios y la realización de obras durante la Semana Santa, la Navidad o los meses estivales de julio, agosto y septiembre”.

El portavoz de la agrupación, Agustín García, critica que el pasado 4 de abril comenzaron las obras de reparación del tejado del edificio consistorial, ubicado en la Plaza Mayor -en el casco histórico de la villa-, tras haberse instalado los andamios en la primera quincena del mes de marzo.

Desde entonces, “el Ayuntamiento permanece en obras y, por tanto, rodeado de los elementos necesarios para su ejecución, incumpliendo así la normativa dictada al respecto desde la oficina de obras y urbanismo que prohíbe taxativamente la realización de obras y la instalación de andamios en temporada turística alta en el casco histórico”. La imagen del Consistorio durante estos días de Semana Santa ha sido, por tanto, la de una edificación en obras.

Ante los hechos, el portavoz de AVI, Agustín García, se pregunta “¿por qué a los vecinos se les exige atenerse a las normas y sin embargo el encargado de que velar por ellas las incumple?” “¿cuál es la previsión que manejan el alcalde y el concejal de obras sobre la duración de los trabajos?”.

En cualquier caso, insiste García, independientemente de la gravedad que supone incumplir la regla, “lo importante es que en esta época de máxima afluencia turística, y tras dos años de inactividad turística en estas fechas debido a la pandemia, la Plaza Mayor de Santillana ha ofrecido una esperpéntica imagen que no ha dejado indiferentes a los vecinos ni a los visitantes”.

Desde AVI hacen alusión a la “desidia del alcalde y su equipo de gobierno a la hora de plantear los proyectos del Ayuntamiento, desidia que tan solo se ve superada por su falta de respeto a unas normas que al parecer solo se aplican con furibundo rigor a los vecinos”.