El centro de ocio juvenil de Torrelavega se elevará sobre su parcela y tendrá piscina en la cubierta

Actualidad

El centro de ocio juvenil de Torrelavega será un gran volumen compacto, elevado sobre el terreno y con piscina y solárium en la cubierta. El singular proyecto tiene un presupuesto de 1,4 millones, se ejecutará en El Valle y fue presentado por el equipo redactor en el Ayuntamiento. La iniciativa, que pretende ser una referencia en Cantabria, es cofinanciada por la Unión Europea.

El nuevo servicio está dirigido a jóvenes de entre 12 y 30 años y se habilitará en dos parcelas municipales que suman 1.464 metros cuadrados, situadas junto a los nuevos edificios de la Fundación Asilo San José. El Ayuntamiento adjudicó recientemente la redacción del proyecto y la dirección de la obra a los arquitectos David Ceballos, Carlos Alberto Gómez y Cristina Vellido en 54.000 euros, siendo el plazo de ejecución de seis meses.

Al término de la reunión con el equipo redactor, en la que estuvieron presentes los portavoces municipales, el alcalde Javier López Estrada dijo que se trata de un edificio «ilusionante e innovador», que espera sea una realidad a final de legislatura. Está previsto que las obras salgan a licitación a mediados de 2021.

Uno de los arquitectos, David Ceballos, explicó que su propuesta tiene como objetivo «crear un espacio diferente, imaginativo, un lugar de encuentro para la juventud creativa», que tendrá tres grandes «núcleos» diferenciados. Los dos primeros serán el área de juegos, especialmente vinculado a las nuevas tecnologías, y los espacios polivalentes, destinados a exposiciones, conferencias, etc., ambos asociados a una especie de ‘caja cerrada’. El tercer núcleo, la zona deportiva, que incluye piscina, skate park y rocódromo, se ubicará en el exterior. Lo que se pretende es desarrollar un edificio con singularidades en «la durabilidad, la sostenibilidad y las energías renovables», creado a partir de «tres bandejas con una piel cerrada que permita abrir y cerrar el volumen en función de las necesidades de uso».

La planta baja se caracterizará por la permeabilidad planteada por los arquitectos y se convertirá en una gran plaza cubierta. La planta primera albergará la mayor parte de las actividades relacionadas con las nuevas tecnologías, la mayoría juegos, mientras que la segunda está pensada para usos múltiples, desde charlas y espacios de descanso a exposiciones y encuentros. La cubierta será un espacio abierto con piscina, solárium, vestuarios y zona chill out con cafetería. Una ‘espina’ vertical resolverá los accesos entre plantas, con su escalera protegida y un gran montacargas. El centro de ocio juvenil será «absolutamente accesible», afirmó David Ceballos.

Deja una respuesta